Inicio
Fundación
Biografía
Entrevistas GM
Contactar
Enlaces
Noticias
Han Escrito


 
   
      Inicio arrow Entrevistas GM arrow He Vivido con Sentimiento


He Vivido con Sentimiento PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Administrator   
viernes, 02 de febrero de 2007

pero sobre todo con Gran Convencimiento
Entrevista para Señal de TV del Senado de la República
Programa: "Protagonistas de la Historia"
Periodista: Alfredo Lamadrid
2003



AL: Hay un personaje político que está presente en todo este tiempo, en este lapso que hemos señalado. El personaje del que les hablo es Gladys Marín Millie, que curiosamente empezó sus actividades gremiales, tú me corriges Gladys, en la Acción Católica.
GM: "O sea, mis actividades, diría, sociales".
AL: ¿Fuiste católica, Gladys?
GM: "Fui católica como ocurre en la mayoría de las familias chilenas. La religión católica es mayoritaria, no éramos personas religiosas constantes, pero era la tradición. Yo hice todas las cosas: bautismo, primera comunión. Todo aquello. Después, yo soy una persona de pueblo chico...".
AL: Curepto.
GM: "Curepto, mi lugar de nacimiento maravilloso, fantástico, Las Tres Lomitas. Y después estuve en un lugar que prácticamente era una calle, Sarmiento, cerca de Curicó y después fue Talagante, que ya fue el pueblo de mi infancia, bellísima, feliz, con cerros, con todo. Ahí fui muy amiga del cura de la Iglesia, el cura Larraín. Iba a las actividades y todo ese cuento. Después cuando ingresé a la Escuela Normal empecé a ir a la Juventud Obrera Católica que funcionaba en Cienfuegos e hice muchas actividades. Hacía deportes también".
AL: ¿Cuándo ingresas al Partido Comunista?
GM: "Yo ingresé a la Juventud Comunista el año 59, estaba todavía estudiando en la Escuela Normal e ingresé porque un grupo de jóvenes estudiantes de un liceo que estaba frente a mi escuela...".
AL: O sea, que se puede decir que desde el 59 empiezas a participar en política.
GM: "Sí".
AL: ¿Y en qué año eres nombrada Secretaria de las Juventudes Comunistas, Secretaria General?
GM: "El 65, el año 1965, que coincide también, porque fue todo demasiado rápido, con mi elección como Diputada. Fui elegida Secretaria General de la Juventud Comunista, una mujer por primera vez en la historia del movimiento comunista, te diría que, casi internacional. No me carrileo en decirlo así. Al mismo tiempo, casi simultáneamente, fui elegida Diputada, era bien joven. Me cayeron dos grandes tareas encima".
AL: Empiezas a participar durante el Gobierno de Frei. ¿Cuál es, en la perspectiva del tiempo, tu opinión del gobierno de Don Eduardo Frei Montalva?
GM: "Primero, era un gobierno, como lo calificábamos en ese tiempo, de centro derecha, reformista, que se hizo no solamente eco, sino que asumió la política norteamericana de ese tiempo, del Presidente Kennedy, como una forma de oponerse a todos los cambios a nivel mundial, a la existencia de Cuba, que significaba una cosa muy importante en el mundo y sobre todo en América Latina, cambios revolucionarios. Entonces se lanza toda esta idea de la Alianza para el Progreso, ¿verdad? Que era hacer cierta política social para que los sectores populares no fueran captados por un proyecto mucho más avanzado. El gobierno de Frei era eso, un cierto intento de reforma como la Reforma Agraria, como eran ciertas políticas sociales como la "promoción popular". Se trabajaba con las poblaciones, con grupos sociales, se les dotaba de ciertos medios para la subsistencia".
AL: Pero hay una organización de la ciudadanía.
GM: "Sí, hay un repunte, precisamente, de la organización social. Yo creo que eso es importante en el gobierno de Frei. Nosotros éramos oposición al gobierno de Frei, pero muy abiertos, muy abiertos. Te diría que eso era una cosa muy importante del partido que me quedó grabada porque yo tenía que impulsarla en el medio juvenil. Debíamos buscar mucha alianza y encuentro con los demócrata cristianos en la base, en la base social, con la Juventud Demócrata Cristiana y me acuerdo que se acuñó una consigna bien interesante que era buscar los acuerdos, los cambios, con todos aquellos que estén dentro o fuera del gobierno. Era interesante, era una búsqueda porque no podíamos, no debíamos, dividir al mundo popular. El mundo popular que estaba con la democracia cristiana y el mundo popular que estaba con los cambios".
AL: ¿Desde ahí se empieza a notar, entre el Partido Socialista y el Partido Comunista, una diferencia? El Partido Socialista como que más de avanzada. acuérdate que después viene el Gobierno del Presidente Allende y el Partido Socialista insiste en "avanzar sin transar", mientras el Partido Comunista, dicho aquí por Don Luis Corvalán, trataba de buscar un camino más de unidad.
GM: "Mira, yo te diría que nosotros hacíamos una política de mucha unidad con la Juventud Socialista, había también una cierta diferencia entre partido y Juventud.
La juventud de ese tiempo era muy participativa. Nosotros éramos más importantes que muchos partidos políticos juntos. Eramos una fuerza social que se incorporó a la vida política, a la vida de los cambios. Y la idea del cambio impregnaba a toda la juventud, con la excepción, quizás, de la juventud del Partido Nacional. Con la Juventud Demócrata Cristiana teníamos muchos puntos de encuentro, en las ideas antiimperialistas, en la solidaridad con otras causas del mundo, con Cuba, con Vietnam. Y con el Partido Socialista, claro, habían diferencias, acuérdate tú que en el gobierno de Frei estuvo el intento de golpe de Roberto Viaux, "el tacnazo" y ahí hubo una diferencia de fondo. Sectores socialistas apoyaron y vieron con simpatías ese intento. En cambio el Partido Comunista, inmediatamente condenó el intento cualquiera fuera, "el tacnazo golpista" y fuimos a solidarizar con el gobierno de Frei.
AL: Y después viene el gobierno de Allende. ¿Cuáles fueron las causas básicas de que el gobierno del Presidente Allende tuviera tantos problemas? Había escasez de cosas, había mercado negro.
GM: "No, mira. Las cosas no parten así".
AL: Dime tú cómo parten.
GM: "Se da un hecho inédito en el mundo. Una alianza de izquierda que se planteaba un programa - claramente  ante todo el mundo, de cara a la gente- revolucionario. La gente votó un programa, que es la diferencia con la política hoy, votó por un ser humano, por un hombre, Salvador Allende que había comprometido su vida entera con las luchas sociales de su pueblo. Había sido Ministro de Salud y se había puesto al frente de toda la reforma de salud, que nos colocó en América Latina como el país más avanzado. Se hacían broma de él porque cuatro veces fue candidato a la Presidencia".

AL: Incluso, la primera, el 52, fue apoyado solamente por los comunistas.
GM: "Por el partido Comunista, sí. Salvador Allende fue un gran defensor de la unidad del pueblo y de la unidad socialista-comunista, tanto que ese año, el 52 que tú recuerdas, fue expulsado de su partido y él siguió en la unidad con los comunistas. Entonces, se da el hecho inédito que a través de un proceso político, social y electoral, porque no fue solamente el proceso de ir a entregar el voto, era una conciencia, se gana un gobierno que era muy avanzado, tanto así que efectivamente -lo decía Allende y lo decíamos nosotros y no teníamos por qué ocultarlo- era un gobierno revolucionario, que quería hacer cambios muy radicales, y se planteó esto de cara a la gente".
AL: ¿Estaban preparados para gobernar?
GM: "Sí, estábamos preparados para gobernar y muy preparados. Yo creo que teníamos gente fantástica a todos los niveles porque era un movimiento tan grande de profesionales, de técnicos, de jóvenes y, lo que más importa para mí en la política, los obreros, los campesinos, la gente más humilde participaba, participaba ampliamente. Y no hay nada más creador que la participación de la gente. Teníamos un programa, además...".
AL: Con las cuarenta medidas..
GM: "Teníamos las Cuarenta Medidas, y un programa completo, que era un programa de desarrollo nacional del país, industrialización, y las medidas para hacer avanzar la Reforma Agraria, nacionalizar el cobre, no te olvides tú, ¡qué medidas! ¿no?, era que el cobre que estaba en manos norteamericanas, la Kennetcot, la Braden, pasaran a manos de chilenos. Y eso se votó unánimemente en el Congreso Nacional. Todo votaron porque el cobre viniera a las manos de los chilenos. Entonces, el gobierno de Allende parte bien. Que tenía un 36% cuando fue la elección, es cierto. ¿Con cuánto ganó Kirchner ahora?, con un veinti tantos por ciento. Son las circunstancias de la historia. Teníamos un treinta y seis por ciento, pero después Allende es votado por una gran mayoría, se suman los votos demócrata cristianos, en el Congreso Pleno. Entonces, Allende fue ratificado por el Congreso por una mayoría absoluta".
AL: Pero después la Democracia Cristiana.....
GM: "Claro, porque ahí ya empieza el proceso....".
AL: ¿Por qué se produce? ¿La Democracia Cristiana empieza a estar descontenta con el gobierno de Allende?
GM: "No, yo diría que al revés. Un sector de la Democracia Cristiana, porque en ese tiempo Tomic tenía un programa avanzado, se planteaba un tipo de socialismo, hace la diferencia y mucha gente de la Democracia Cristiana, recuerdo entre otros Maira, se salen de la Democracia Cristiana...".
AL: Sí, se crea la Izquierda Cristiana y el MAPU.
GM: "Se sale un sector importante de intelectuales, estudiantes, de jóvenes que se vienen hacia la Unidad Popular. Entonces, el gobierno de Allende parte muy bien. Creo que siempre hay que recordar, seguramente en estos programas alguien habrá recordado, nosotros sacamos un 36% en la elección presidencial, en la elección municipal siguiente subimos a un 51% y en la elección parlamentaria del año 73, yo ya era tercera vez candidata a Diputada, por tercera vez fui elegida con tremenda mayoría; llegamos a un 44%. Entonces, ¡qué me vienen con cuentos que Allende no tenía apoyo!. Teníamos apoyo popular, del pueblo y apoyo político. ¿Qué pasa? ¿Por qué los problemas? Este gobierno, que era una cosa distinta, de cambios muy profundos, vino a ser observado. Y cuando decimos observado no es que estuvieran desde afuera. Vino aquí Miterrand. Francia, España, América Latina, venían a observar este experimento que se podía hacer a través de proceso político. Entonces Estados Unidos dijo, esto no va con nuestra política, con la estrategia norteamericana y se proponen, como consta en documentos oficiales de los Estados Unidos, del Senado de los Estados Unidos, que revelan cómo, desde antes que Allende asumiera empezó toda una conspiración desde una potencia extranjera, desde Estados Unidos, para impedir que Allende asumiera, cosa que llevó al secuestro y asesinato del General Schneider, que lo hicieron grupos derechistas de este país y grupos fascistas para que hubiera un levantamiento militar. Y después empezó, desde el primer día, el sabotaje al gobierno de Allende, que nos creó artificialmente el desabastecimiento y ¡qué cosa más extraña!, faltaban cosas y estas aparecieron al día siguiente después del golpe. Todos los días sufríamos atentados de bombas, cortes eléctricos, nos embargaron el cobre, nos cerraron los créditos. Hay un discurso de Allende, que es notable, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el año 1972, donde lo dice. Dice, por qué si mi pueblo quiere un camino propio, por qué Estados Unidos nos tiene que crear este tipo de problemas. Lo que agudiza los problemas en el gobierno de Allende es la política de los Estados Unidos que naturalmente encuentra un apoyo muy grande dentro de país".
AL: ¿Qué defectos cometió o tuvo el gobierno? Porque aquí Don Luis Corvalán señaló algunos.
GM: "Claro, mira, qué obra en la vida no adolece de errores, una empresa de tanta fuerza....".
AL: ¿No hubo gente que quería avanzar más de lo que era prudente?
Gm: "Claro, también hubo eso, pero mira, lo que yo creo es que nosotros no vimos, un error para mí más de fondo, es no haber previsto lo que se iba a desencadenar y prepararnos para eso, ante una obra tan profunda como la que estaba realizando Allende. Quieres que te diga, idealismo. No idealismo de tener ideales, sino un idealismo de ver las cosas un tanto planas, una ilusión de que los cambios se podían hacer sin analizar con profundidad que en el mundo se juegan intereses económicos. Porque en el mundo hay potencias que dirigen el mundo. Que estábamos en la época de la llamada "guerra fría" y que nosotros éramos parte....".
Al: ¿O llamada, o no existió?.
GM: "Siempre guerra tan fría no fue. Fue una guerra bastante caliente en cierto minuto. Pero nosotros éramos un país que nos miraban desde fuera como parte de la política norteamericana, el patio trasero. Entonces, se produjo la reacción. Nosotros no creíamos, no nos imaginamos y creo que no estudiamos a fondo muchos fenómenos. No nos preparamos para realmente desarrollar lo que era el poder y tener la capacidad de defender al gobierno democrático. Estuvieron las otras cosas. Hubo sectores, dentro y fuera de la Unidad Popular, algunos partidos no estaban en la Unidad Popular, te digo el caso del MIR, no fueron parte del gobierno de Allende, nunca lo fueron, y pretendieron o hicieron algunas cosas como pasar por sobre el Programa de la Unidad Popular, es cierto, pero eso no fue lo fundamental. Lo fundamental fue la intervención extranjera y fue la política de la derecha de este país, que no se olvide la derecha en este país, que se puso de acuerdo con un país extranjero para echar abajo a un gobierno democrático".
AL:  Tú dices la derecha, ¿quieres citar algunos nombres? Tú dices "no se olvide la derecha..."
GM: "No se olvide en ese tiempo, todos los conspiradores de este país, Sergio Diez, Onofre Jarpa dentro del Partido Nacional, senadores y diputados. Acuérdate que en el Congreso, una parte de la Democracia Cristiana llegó a sacar un acuerdo declarando la ilegalidad del gobierno. Ese fue un llamado al golpe".
AL: ¿Tú compartes, Gladys, que al final ya, los últimos días, ya no había solución política? Se ha hablado de algunas reuniones del Presidente Allende con Patricio Aylwin en la casa del Cardenal Silva Henríquez.
GM: "Yo creo que había una salida política. No hay nada, nada, nada, de cualquier error que haya cometido el gobierno de Allende que pueda justificar el golpe militar. Yo creo que fue gente que no tuvo altura, que no tuvo dignidad en este país, para evitar lo que después vino. Porque se inventó el cuento de que en la Unidad Popular estábamos armados. ¿Quieres que te diga de corazón? Ojalá hubiésemos estado armados porque yo salgo a defender el gobierno de Allende".
AL: Es que se hablaba de los cordones industriales...
GM: "Fue todo un invento. Alguno de los que vino aquí, no recuerdo quién este último tiempo, tuvo que reconocer que el Plan Zeta fue un invento. Nunca existió. ¿Dónde estuvieron los quince mil guerrilleros cubanos armados?."
AL: A mí me lo contestó personalmente el General Leigh, que no existía el Plan Zeta...
GM: "Ves tú, a ti te lo dijo el General Leigh que el Plan Zeta no existía. Esa es la historia real. Y fíjate que se inventó y se apoyó el golpe y se justificó el golpe diciendo que existía el Plan Zeta, los guerrilleros cubanos. ¡Por favor!. Pero existía una salida. Yo llegué dos días antes del golpe, me encontraba en un gran Encuentro Internacional de la Juventud del Mundo donde llevé un  mensaje de Pablo Neruda, de su puño y letra. Y Neruda decía a los jóvenes: "la solidaridad de ustedes es como la sal y el agua que mi patria necesita... En mi patria hay una guerra silenciosa..." Entonces, yo venía llegando, en el mundo había un mensaje que me lo había entregado la Unidad Popular que era "vamos a defender el gobierno de Salvador Allende como sea". Entonces llego acá y me encuentro con una cosa insólita. Yo a mi partido no se lo entendí, a la dirección de mi partido, como que había ya una cierta resignación. Yo creo que la Democracia Cristiana y Patricio Aylwin en la responsabilidad que corresponda en ese tiempo, después las cosas cambian, los seres humanos todos cambiamos, pero en este tiempo...".
AL: ¿Tiene responsabilidad Patricio Aylwin?
GM: "Sí, pues claro que la tiene sin ninguna duda que la tiene, porque él tenía que haber dado el paso, de tener grandeza para llegar a un acuerdo con el gobierno popular porque se sabe perfectamente, nos consta, que Salvador Allende, el día 11, iba a la Universidad Técnica, allí estaban todos los muchachos de la juventud, estaba Víctor Jara esperando a Allende quien iba a llamar a plebiscito".

AL: Sí, correcto, pero antes, tú le pides a Don Patricio Aylwin que haya tenido un gesto de grandeza...
GM: "Sí".
AL: ¿Y el Presidente Allende lo tuvo en esa reunión que te citaba?
GM: "¡Claro!".
AL: Porque los dos tenían que haber buscado el acuerdo
GM: "Pero si, mira, el hecho que Allende se hubiera reunido con Patricio Aylwin era para buscar el acuerdo. Allende estaba dispuesto a llamar a plebiscito y que fuera el pueblo el que se pronunciara. Ahí tenía que darse la salida política. Allende siempre, hasta el último minuto, consta -hay libros muy claros. A mí me gusta mucho aunque no todo, una de las cosas que escribió Joan Garcés que fue el secretario político privadísismo de Allende, que llevaba las notas de todos los días- que Allende buscó hasta el último minuto el acuerdo político con la Democracia Cristiana, asunto que no compartían todos los partidos de la Unidad Popular. Partidos de la Unidad Popular se oponían...".
AL: ¿Quiénes se oponían? ¿Socialistas?
GM: "Socialistas. El Partido Socialista no estuvo de acuerdo. No estaba de acuerdo con que se buscara una salida política".
AL: Tú dijiste: "yo llego del exterior dos días antes y me encuentro con que mi Partido... estuve en desacuerdo con algunos directivos de mi Partido que estaban como resignados" ¿Con quién precisamente? ¿Con Don Luis Corvalán que era el Secretario General?
GM: "Era el Partido, era el Partido, yo también, era una sensación como que ya venía algo, como ese algo.... Yo esperé... Yo recuerdo a Julieta Campusano que levantó la voz, fíjate, esa mujer maravillosa, levantó su voz para decir: pero cómo no vamos a hacer algo. Era como lo inevitable y a mí me parece que no. Yo me habría jugado hasta el fondo. Me podrán decir era una irresponsabilidad, habrían más muertos, no lo sé".
AL: ¿Dónde te encuentra el 11 de septiembre a ti?
GM: "En mi casa. Yo estaba en mi casa con mi compañero, Jorge Muñoz, hoy día detenido desaparecido".
AL: ¿Te escondes? ¿Qué haces?
GM: "No. Teníamos las noticias de la mañana de algo de la Armada...".
AL: Porque nos contaba don Luis Corvalán y otras personas también que tenían lugares donde ir. ¿No era tu caso?
GM: "Don Lucho, se lo voy a rebatir, porque yo creo que ni siquiera para eso estábamos preparados. Ni siquiera para eso. El partido, hay que ser muy francos, no estaba preparado para defender ni al gobierno de Allende, ni defendernos nosotros mismos. Yo por lo menos te digo, en el terreno mío, no teníamos nada, nada, improvisación. Ese para mí es un gran error, haber ganado, haber ganado con el pueblo, con un programa, con una conciencia y no haber sido capaces de defender lo que nosotros habíamos conquistado y teníamos todo el derecho a hacerlo. A mí me encuentra en mi casa, yo me voy al local del partido Comunista que estaba a dos cuadras de La Moneda. Me voy ocho y media de la mañana y veía a los soldados y todos y me iba porque era mi labor. Llego allá y me encuentro que el Partido más maduro y más inteligente no estaba, no había nadie. Estaba don Américo Zorrilla, que había sido Ministro de Hacienda, un obrero tipógrafo maravilloso. Lo encontré, no había nadie más y él me dice  - después de muchos años recuperé esa grabación- "usted tiene que hablar a nombre del Partido" y yo venía llegando hacía dos días. "Tiene que hablar por la radio - donde habló Allende, por la radio Magallanes, porque Allende habló dos o tres veces -.  Yo hablé para la radio Magallanes. Me quedé con la inquietud durante muchos años ¿qué habré dicho?. Y yo llamé a defender el Gobierno de Allende, a resistir...".
AL: Y él después dijo que no. En el último discurso señaló que...
GM: "El pueblo no tenía que sacrificarse, pero tampoco dejarse avasallar..".
AL: Sí
GM: "Yo permanecí ahí. Estaban bombardeando La Moneda. Entonces me dice que me debo ir a un lugar, a un punto donde estaba la dirección. Voy a ese punto, que era el Comité Regional del partido en la calle Vergara, donde mi compañero, Jorge, era el secretario Regional. Ahí es la última vez que lo veo. Entonces, ahí los encuentro cuando ya los compañeros de la dirección van saliendo, y me dicen: Usted queda en el grupo, porque nos dividimos la dirección del Partido, y yo quedé en el grupo de Víctor Díaz. Después de ahí me fui al local de la Juventud Comunista en la calle República, donde ahora está la Universidad Andrés Bello.  Todo eso era nuestro, esa cuadra inmensa. Me fui al local de la Juventud y permanecí ahí hasta las dos de la tarde cuando ya no había más que hacer. Me estaba comunicando con la Universidad Técnica. Llamaban los jóvenes comunistas, Víctor Jara. Yo, asumo mi responsabilidad, pero dije que hay que permanecer ahí. Después los detuvieron y se los llevaron al Estadio Chile, hoy Víctor Jara".
AL: ¿A ti no te detuvieron?
GM: "No, yo me fui a una población muy modesta de la zona sur, donde esa noche mataban a la gente humilde".
AL: ¿Cuánto tiempo demoraste en entrar a la embajada?
GM: "Yo...".
AL: ¿Tu no querías asilarte?
GM: "No, no quería".
AL: ¿El partido te obligó?
GM: "Me obligó. Nunca más obedecería esa orden, nunca más. Te lo digo, nunca más".
AL: Pero como militantes, hay que ser disciplinados, Gladys. No me cambie, porque te gusta que te hagan caso también. ¿Cómo cuánto tiempo después?
GM: "Sí, en noviembre. Lo que ocurre es que yo también aparecía en el primer bando de la Junta Militar, donde figuraban cien nombres de los más buscados. Yo estaba entre ellos. Claro, uno ya pasó a ser un problema en las casas en que estaba. Si me hubiesen encontrado en cualquier casa, no sé que me pasa a mí, pero sobre todo a la familia. Se habrían vengado en ellos".
AL: ¿Te asilas en la Embajada de Holanda?
GM: "En la Embajada de Holanda".
AL: ¿Cuánto tiempo permaneces?. Permaneces harto tiempo, ¿no te querían dejar salir?

GM: "No, me quedé última con Orlando Millas. Me quedé ahí. Eramos muchos, fueron saliendo todos, todos y yo me quedé hasta julio del 74".
AL: ¿Y dónde vas?
GM: "Me fui a Holanda. Tú sabes, a una la despachaban en el avión al exilio, llena de penas y sin documentos. Yo no tenía carnet ni nada, éramos indocumentados totales. Entonces en Holanda te daban un documento como refugiada política. Yo era refugiada. Estuve en Holanda un tiempo, después me fui a Moscú donde funcionaba la dirección del Partido, pero después me fui a Luxemburgo, al Ducado de Luxemburgo porque ellos me daban documentos que me permitían moverme por el mundo".
AL: Tu siempre sigues haciendo campaña en contra del gobierno militar durante todo este tiempo, ¿verdad?
GM: "Sí, durante todo el tiempo. En Moscú tenía un departamentito chiquito, vivía sola, pero yo prácticamente no vivía en Moscú, me recorría el mundo entero. Estuve en la Asamblea General de las Naciones Unidas dos veces".
AL: ¿Entras clandestina al país?
GM: "Entré clandestinamente. Era mi sueño regresar al país".
AL:  ¿Te autorizaron a entrar clandestinamente, el partido mismo?
GM: "¡Ay cómo la pelié!, ¡cómo la pelié!. Esa sí que la pelié. Esa pelea si que la gané".
AL: La ganaste
GM: " Si, la gané".
AL:  Pero, perdona, ¿no te daba miedo entrar?
GM: "No creo que todo te da miedo en la vida, creo que siempre hay una dosis de miedo, el problema es decidirte a vencer el miedo. Para mí el exilio era la muerte en vida. Conocí presidentes, conocí personalidades, tenía los actos más grandes del mundo, iba a Colombia, a Estados Unidos, a todas partes. Era una figura,  sería porque representaba a la juventud de ese tiempo, muy considerada, pero yo quería volver a Chile. Me vine, empecé a caminar, a salir, a fines del 77 de Moscú, después de una preparación y el 78 ingresé clandestinamente al país...".
AL: ¿Cuándo tú entras clandestinamente, entras con el pelo teñido, cambiada la cara? ¿cómo lo haces?
GM: "Entre las cosas que tuve que aguantar, me iban a sacar los dientes, me los cortaron. Yo tenía los dientes mucho más grandes, tenía unos dientes lindos".
AL: Te cambian el look, por decirlo modernamente
GM: "Me obligan a operarme, yo no tenía ningún problema al apéndice. Me sacan el apéndice, la vesícula, perdón, la vesícula, porque se preveía que podía tener alguna enfermedad en el país y no iba a tener atención médica. Creo que eso se lo hacían a los cosmonautas en ese tiempo. Tuve que aprender, naturalmente, cosas para saber si te estaban vigilando. Vuelvo bastante cambiada...".
AL: ¿Andabas armada cuando andas en la clandestinidad?
GM: "No. Yo era muy delgada, entonces me pusieron postizos en las caderas, en el pecho. Me inflaron la cara, tenía que usar unos aparatos".
AL: ¿Dónde vives en la clandestinidad?
GM: "En la clandestinidad, cuando llegué a este país, llegué a una casa que me habían dado, como decíamos en ese tiempo: "mi bajada" y yo que me sentía totalmente cambiada, iba de española. Llego a la casa y le encuentro toda la razón del mundo a la persona que me recibió, sintió mucho temor y me dice: "yo no te puedo tener". Yo casi me muero".
AL: ¿Pero por qué te mandaron a esa casa? ¿No habían hablado con él antes?
GM: " Pero no se decía quien venía. Y la persona me reconoció no más. No tenía por qué reconocerme. Me llevó a una casa maravillosa de la Amanda, con montón de hijas y donde yo viví con ellas...".
AL: ¿Y qué haces en la clandestinidad Gladys? ¿Trabajas contra el gobierno?
GM: "Claro, empiezo....".
AL:  A ver, espérate, la pregunta más amplia: ¿el Partido Comunista trabajó en ese tiempo constantemente contra el gobierno militar?
GM: "Sí, no paramos ni un día. No descansamos ni un día trabajando contra Pinochet, para echar abajo la Junta Militar. Yo me tuve que hacer una rutina".
AL: Tenías contacto con otras personas...
GM: "Yo llego, me instalo en la casa y empiezo a esperar los contactos. ¿Cuál era nuestra primera labor?, ¿a qué veníamos nosotros? A reconstituir, a ayudar porque había aquí gente maravillosa, valiente que había estado pero había que reconstituir una Dirección de Partido, porque nos habían detenido dos Comisiones Políticas completas. Estábamos, en la práctica, descabezados, aunque siempre hubo un grupo que se puso al frente, pero necesitábamos reconstituir la Dirección del Partido y la Dirección de la Juventud Comunista, que también había caído.
Empezamos a trabajar y yo salía todos los días muy temprano. Era una señora, una persona joven que salía todas las mañanas a la oficina muy temprano y que llegaba tarde. Durante el día me trasladaba por distintas casas, hacía reuniones chicas de grupo y así después fue creciendo, creciendo".
AL: ¿Y eso tuvo resultados concretos con el tiempo?.
GM: "Sí, imagínate, empezamos a armar de nuevo el partido, viajar al país, reconstituirse y la gente empezó a sentir que algo estaba pasando porque empezamos a sacar diarios clandestinos. Hacíamos informes. Entonces la gente, que era tan maravillosa, sabían que algo estaba pasando, presentían que algo había pasado en la dirección del partido, aunque en general no preguntaba. Después empezaron las protestas, las salidas a la calle. Después viene la política de la rebelión popular que se necesitaba, que era dejar de tener una actitud defensiva para pasar a la ofensiva y demostrar que la Junta Militar no era un asunto que no se pudiera superar, sino que era absolutamente penetrable. Empezamos con las protestas, imagínate cuando empezaron millones de personas en las calles a manifestarse, los caceroleos, las huelgas. En todo eso nosotros hicimos nuestra gran contribución, nuestra gran contribución.
AL: ¿No es reconocida hoy?.
GM: "Mira, francamente, la historia al pueblo no se le ha reconocido. No es sólo al Partido Comunista. Es con la transición que no es transición, es transacción entre la Concertación la dictadura y el pinochetismo, aquí...".
AL:  Pero viene antes el plebiscito, tú votas por el No.
GM: "Yo no voto porque no tenía documentación.
AL:  Pero las instrucciones que tú dabas era que votaran por el No. Que era el No u ocho años más del General Pinochet, ¿verdad?.

GM: "Sí, sí. Y a veces algunos se permiten decir que el Partido Comunista no quería inscribirse en los registros electorales. Lógico que desconfiáramos, teníamos que pensar muy bien, si ya Pinochet no se cuántas veces había hecho lesa a la gente con la Constitución que había impuesto en forma fraudulenta. Había que pensar las cosas, había que pensar que íbamos caminando hacia allá y había que hacer como un viraje, teníamos que pensarlo".
AL: Después viene la elección y votas por Aylwin.
GM: "Por Aylwin, además trabajamos por Patricio Aylwin. Recuerdo haber estado en Lebu, yo ilegal, en casas, escondida. Patricio Aylwin en una concentración allá y yo en una esquina, doblada por ahí, mirando como los militantes de mi partido y la juventud estaban apoyando a Patricio Aylwin. Trabajamos como quien más. Nosotros trabajamos, nosotros hicimos como tantos millones de chilenos, hoy día olvidados, hicimos posible la vuelta de una semi democracia en este país y que gracias a la cual hoy muchos señores están sentados en los sillones parlamentarios y están en el gobierno".
AL: Tu dices los senadores que están sentados, pero tú también te presentaste como candidata a senadora.
GM: "Pero lógico, tenemos todo el derecho del mundo a hacerlo".
AL: Tuviste una muy alta votación.
GM: "Sí, en la circunscripción Santiago Poniente, donde fue Zaldívar, Camilo Escalona y Jovino Novoa. Imagínate, eso sí que es hazaña, que se la hagan otros, sin plata, sin nada, con todo este cuento de los comunistas. Yo saqué un 17% de votación, sabiendo que soy lo que soy, la gente votaba conscientemente".
AL: Y comienzan los gobiernos democráticos con el gobierno de don Patricio Aylwin y ustedes ¿cuándo le retiran un poco el apoyo al gobierno?.
GM: "Frente a Patricio Aylwin nosotros asumimos una posición política que llamamos de independencia activa. Luego, al poco tiempo, un año, dos años, nos dimos cuenta que no iban a cumplir con su propio programa. Por último, nuestro reclamo es, y debiera ser también el reclamo de la gente, por qué, ese es el cuento, en política y no toda la política es igual ni todos los políticos somos iguales, se levantan programas para después no cumplirlos. Yo pondría un delito, ¿sabes cuál?, el delito de la demagogia, de la gente que levanta programas y después no los cumplen. Nos dimos cuenta que no se iba a cumplir el programa. Si alguien revisa el programa primero de la Concertación que hablaba de nueva Constitución, cambiar el sistema binominal, devolver todas las conquistas sociales a los trabajadores, revisar todas las privatizaciones, anular privatizaciones. Nada de eso se hizo, entonces pasamos a una actitud de oposición que es la que hemos mantenido hasta ahora, porque ya no es sólo un problema de la conducción política de los gobiernos sino que han mantenido todo el modelo que se impuso bajo dictadura, modelo neoliberal, y no sólo lo han mantenido sino lo han profundizado. Modelo neoliberal que no es otra cosa que una gran desigualdad social, una gran concentración del poder económico y una gran dependencia de la economía chilena hacia las grandes potencias y las transnacionales".
AL: Tu esposo, Jorge Muñoz ,es detenido desaparecido. ¿De qué año no se sabe nada de él?

GM: "El 4 de mayo del 76 Jorge fue detenido junto a otros compañeros de la dirección del partido, dirección que encabezaba Víctor Díaz, Subsecretario General de nuestro partido. Cayó en la Calle Conferencia junto a Mario Zamorano,  Uldarico Donaire, Jaime Donato, Elisa Escobar y otros compañeros más, Lenin Díaz. Felizmente hemos logrado que algunos implicados estén procesados por estas desapariciones".
AL: Tú que eres una política, ¿entiendes esto de que hay que hacer justicia en la medida de lo posible?.
GM: "No, lo rechazo. Porque eso no se enseña en las Escuelas de Derecho, ni se sustenta en ningún Estado de Derecho. La justicia es justicia...".
AL: Pero tú entiendes que hay situaciones políticas de repente que no aconsejan determinadas cosas.
GM: "No, no, no. La justicia es justicia. Al pobre se le aplica la justicia. Para el pobre no hay justicia en la medida de lo posible, ¡pa'dentro, señor, le cobran todo!. Pero cuando hay situaciones políticas.. ¿qué es esto?. Los derechos humanos, la vida de los seres humanos no es en la medida de lo posible. Jorge y toda la gente que han sido desaparecidos y ejecutados eran seres humanos completos como tú y como yo y tienen derecho, a lo menos hoy día, a la justicia. La justicia no es a la medida de lo posible".
 AL: Te tengo que apurar un poquito. ¿Qué tal el gobierno de don Eduardo Frei Ruiz-Tagle? ¿Cómo lo ves?.
GM: "Un gobierno bastante de derecha, dentro de lo que es la Concertación".
AL: Ahí se provoca la Mesa de Diálogo.
GM: "Empieza".
AL: En los comienzos, ¿tú fuiste partidaria?, ¿nunca?.
GM: "No".
AL: ¿No era bueno sentarse a conversar sobre el tema?.
GM: "Pero, mira, sí, hay que sentarse a conversar, pero lo primero es hacer justicia y los gobiernos de la Concertación tenían y tienen muchos mecanismos en sus manos - no me vengan con que las instituciones funcionan porque esa es otra frasecita que inventaron - los gobiernos tienen la obligación de hacer que en un país para que haya democracia, haya justicia. Se pudieron haber hecho parte de todos los juicios que están abiertos y buscar la forma  de anular la Ley de Amnistía".
AL: Tú presentaste la primera querella criminal contra el General Pinochet.
GM: "Así es, el 12 de enero de 1998 presenté la primera querella contra Augusto Pinochet y me acuerdo que algunos periodistas me dijeron, cuando fui allá, ¿pero qué es esto?, la querella va a ser un saludo a la bandera. Y qué pasa si la rechazan -porque nos podían rechazar inmediatamente la querella- bueno, vamos a presentar otra y otra y otra".
AL: ¿Llegaron a cuántas?.
GM: "La primera fue acogida".
AL: Si, pero luego ¿cuántas más?.
GM: " Yo creo que llegaron sobre las 300. Fue un acto de soberanía popular, soberanía democrática, 9 meses antes que a Pinochet lo detuvieran en Londres, y con esta querella nosotros logramos que Pinochet fuera desaforado. También hemos logrado que sigan avanzando algunos procesos, como yo me alegro que en el caso de calle Conferencia tengamos a alguna gente procesada".

AL:  ¿Pero tú crees que el General Pinochet ya está fuera de todo esto por razones de edad, por problemas físicos?.
GM: "Pero, ¿fuera de qué?".
AL: De la justicia.
GM: "Yo creo que no hay edad para pagar los crímenes, más cuando son crímenes contra la humanidad. El evadió la justicia porque hubo intereses muy cruzados...".
AL: ¿Entre quienes?.
GM: "Entre la Concertación y la derecha, pués. Cómo nos vamos a olvidar que un Ministro socialista, fue el que bregó en ese momento -estaba de Canciller, José Miguel Insulza- fue el que más bregó por traer de vuelta a Pinochet y que Pinochet era lo más llorado y lo más sentido en este país. ¿Qué es esto?, ¡qué vergüenza! Pero Pinochet podrá estar ahora en una de sus mansiones de la cual se hizo durante la dictadura, como hizo también a sus parientes y a su entorno que se enriquecieron, pero él va a pasar a la historia como lo que es: como un dictador, como un asesino y como un criminal".
AL: Intimamente ¿tú sientes odio hacia el General Pinochet?.
GM: "Desprecio, es un ser despreciable, absolutamente. Porque una persona que es capaz de tanta crueldad, de tanta dobleza, de tanta hipocresía. Acuérdate que a él Allende lo nombra como Comandante en Jefe del Ejército y después le clava un puñal por la espalda, para mí merece sólo desprecio".
AL: ¿Tú crees que un general de la República debe ser, en un momento tan difícil, crucial y definitivo como el 11 de septiembre, leal al poder civil o leal a los uniformados que están preparando el golpe?.
GM: "Leal a la Constitución, leal a la sociedad, leal al pueblo. La soberanía tiene un solo nombre: la Constitución, las leyes y las decisiones que los pueblos soberanamente se dan".
AL: Gladys, ¿tú culpas al General Pinochet de todos los problemas de derechos humanos que hubo en Chile, o crees que hay otras personas también?.
GM: "A él con la responsabilidad principal, realmente él mismo dijo que en este país no se movía ni una hoja si él no lo sabía. Después su lugarteniente, Manuel Contreras y vamos en otros grados todos los que cometieron crímenes. También están los civiles: Sergio Fernández que fue Ministro del Interior, y están otros, los Senadores Designados. Hay muchos responsables".
AL: ¿Tu crees que es posible la reconciliación?
GM: "Cuando hay verdad y justicia, sí. Yo te quiero recordar que hasta el año 73 en este país podíamos convivir personas con distintos pensamientos políticos, religiosos. Yo estaba en el Parlamento y nos entendíamos. Yo no compartía para nada las ideas de una persona de derecha, pero éramos seres civilizados. No acá, porque esta brecha tremenda se crea con la dictadura. Después podremos convivir, algunos le llaman reconciliación, convivir democráticamente...".
AL: ¿No es este un problema generacional?.
GM: " No".
AL: ¿Te acuerdas tú cuando se juntó el nieto del Presidente Allende con la nieta del General Pinochet y pudieron dialogar?.

GM: "Claro, eso se puede dar, tantas cosas que se inventan, que se provocan. No sé si son realmente auténticas. No te olvides que han pasado de la Segunda Guerra Mundial, el holocausto, 50 y tantos años y eso no puede pasar porque son problemas de humanidad".
AL: ¿Te ha gustado la historia política que has vivido?.
GM: "La he vivido, tiene sus altos, tiene sus bajos. Todos sus momentos, pero es mi vida".
AL: ¿La cambiarías?.
GM: "No, porque es mi vida. No podría cambiarla. No podría estar escogiendo. Me tocó vivir lo que me ha tocado vivir. Lo he vivido a concho, lo he vivido con sentimiento, pero sobre todo con un gran convencimiento, cada vez más, de que el mundo va a cambiar porque son inevitables los cambios. Y va haber una sociedad, mañana, una sociedad democrática de seres humanos iguales, donde todos nos respetemos, donde al ser más humilde, el que está en la calle, que limpia los zapatos, que vende caramelos en la calle, todos vamos a tener derechos humanos, para todos salud, educación".
AL: ¿No crees francamente que la Unidad Popular también provocó odios?.
GM: "Ningún odio, ningún hecho de la Unidad Popular, insisto, puede justificar la represión que se desató".
AL: ¿No había resentimientos contra la gente que tenía riquezas?.
GM: "No, lo que estábamos haciendo era justicia. Así como antes en la historia, seguramente los esclavistas dirían ¡cómo es posible que liberen a los esclavos!, nosotros estábamos liberando a este país, con lo cual, cuando tú liberas tienes que tocar ciertos intereses. Es cierto. Al gran latifundista hubo que expropiarle tierras, hubo que sacar las compañías del cobre de manos norteamericanas. Alguna gente empezó a ganar menos, pero para que todos tengan. ¿Acaso ese no es el sentimiento también de sociedad de los cristianos?, ¿que el pan se reparta entre todos?, y ¿que los peces alcancen para todos?. Ese es mi ideal de sociedad socialista".
AL: ¿Te vas a presentar a Presidente?.
GM: "No lo sé. Voy a estar presente, más que presentarme, en todo lo que ayude a poder divulgar las ideas que realmente yo represento y que son las ideas de la justicia social".
AL: ¿Qué pasa con Pavez, de los profesores dentro del partido? ¿Hay problemas dentro del Partido? ¿Hay divisiones?.
GM: "Divisiones, no, pero como en todo partido, como en todo movimiento, hay diferencias y posiciones políticas distintas, pero yo las creo normales en estos tiempos. Si tú me hablas de un partido que no tenga problemas...".
AL:  Te voy a hacer una pregunta que me hizo un amigo cuando venía para acá. Pregúntale a Gladys Marín, yo la encuentro muy consecuente, pero ¿ella va a ser Secretaria General vitalicia del Partido Comunista?.
GM: "No porque, fíjate, que yo fui solamente ocho años Secretaria General, no vitalicia. En tiempo anterior, si tú viste, con Luis Corvalán, él fue 30 años Secretario General".
AL: ¿Son largos estos períodos?.
GM: "Yo fuí ocho años Secretaria General del partido, ahora estoy como Presidenta, que es un cargo que antes existió. Ahora se restituyó. Son funciones distintas. Te lo digo yo que lo estoy viviendo. Como Presidenta me dedico mucho más a la labor hacia fuera y el Secretario General ejerce las labores de Secretario que es una labor muy fuerte. Mañana podré estar en otra responsabilidad".
AL: Nos queda un minuto, 30 segundos, por favor, ¿va a apoyar el partido Comunista una supuesta candidatura del Senador Nelson Avila?.
GM: "No sé de qué candidatura de Nelson Avila estás hablando, no lo sé".
AL: Supuestamente una candidatura a Presidente.
GM: "Ah, no, sobre cosas supuestas yo no hablo".
AL: Tú sabes que hay rumores de ...
GM: " No, sobre cosas supuestas no opino, lo que te puedo decir con toda seguridad es que el partido Comunista va a ser parte de la alianza de izquierda más grande que sea posible, que tenga un contenido muy claro contra el neoliberalismo, de esta llamada globalización capitalista y por las transformaciones de fondo, de izquierda muy clara. Y no proyectos personales".
AL: Una alianza que no es la Concertación.
GM: "Claro, fuera de la Concertación, pero con una alternativa de izquierda. No proyectos personales sino proyectos políticos y sociales".
AL:  Muy bien, mucha gracias Gladys.


Modificado el ( lunes, 21 de enero de 2008 )
 
Siguiente >
   
  Ir al inicio de la página
  fundacion@gladysmarin.cl, info@gladysmarin.cl - Ricardo Cumming Nº 350 - Santiago Chile - Fono: 56-02-6970535